Ironías

Amar a alguien como si no fuera a dejarte, como si no fuera a irse, aunque en realidad nunca haya estado.
Amar a alguien como si no hubiera mañana, para despertar y darte cuenta que sí había un mañana y una historia que no vuelve, porque lo que pasó ayer ya no se repite hoy, ni el día siguiente.
Lo que pasó ayer se entierra para siempre como a un muerto que quiere descansar,
para amar a alguien mañana como si no fuera a dejarte,
como si no hubiera una historia siguiente, ni diferente.

De tiempos e inocuidad

Por mucho tiempo esperé y me quedé esperando al tiempo, hasta que me di cuenta que el tiempo no iba a volver, que más rápido llegan las canas, los pacientes a los hospitales, los niños que tienen hambre, la muerte.
Más rápido llegaban todos antes que el tiempo, y decidí inclinarme a la orilla de mi río favorito donde buscaba plata en las rocas que a su paso también bajaban.
El brillo de las rocas no llegaba, y los pasos del tiempo estaban remotos.
Ya no había nada que esperar porque nada llegaba, y era mejor dejar la última mirada en esa agua, dejar caer la última lágrima que limpia todo y seguir caminando hasta llegar a donde no sé, quién sabe…
sin esperar al tiempo que se quedó tras de mí porque no supo ir a mi paso,
ya llegarán otros tiempos, más largos, más rápidos, más decididos, con rocas más brillantes, mejores.

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s